domingo, 15 de septiembre de 2013

Diplomáticos

Estoy leyendo el Canto General de Pablo Neruda. De un poema en particular Diplomáticos quería tomar algunas citas para la sección de retazos y pedacería. Pero resulto ser tan bello para mí, que mejor se los dejo completo. Nota curiosa: No pude encontrarlo en el internet así que es transcrito por mí, disculpen si hay algun dedazo. También añado como pilón un cuento que pueden leer en el blog de Silvio Rodríguez Segunda Cita.

--------------------------------------------------------

Diplomáticos (1948)

Si usted nace tonto en Rumania
sigue la carrera de tonto,
si usted es tonto en Avignon
su calidad es conocida
por las viejas piedras de Francia,
por las escuelas y los chicos
irrespetuosos de las granjas.
Pero si usted nace tonto en Chile
pronto lo harán Embajador.

Llámese usted tonto Mengano
tonto Joaquín Fernández, tonto
Fulano de Tal, si es posible
tenga una barba acrisolada.
Es todo cuanto se le exige
para <<entablar negociaciones>>.

Informará después, sabihondo
sobre su espectacular presentación de credenciales,
diciendo: Etc., la carroza,
etc., Su Excelencia, etc.,
frases, etc., benévolas.

Tome una voz ahuecada
tono de vaca protectiva,
mutuamente con el enviado de Trujillo,
mantenga discretamente
una <<garconniere>> (<<Usted sabe,
las conveniencias de estas cosas para los Tratados de Límites>> ),
remita en algo disfrazado
el editorial del periódico
doctoral, que desayunando
leyó anteayer: es un <<informe>>.

Júntese con lo <<granado>>
de la <<sociedad>>, con los tontos
de aquel país, adquiera cuanta
platería pueda comprar,
hable en los aniversarios
junto a los caballos de bronce,
diciendo: Ejem, los vínculos,
etc., ejem, etc.,
ejem, los descendientes,
etc., la raza, ejem, el puro,
el sacrosanto, ejem, etc.
Y quédese tranquilo, tranquilo:
es usted un buen diplomático
de Chile, es usted un tonto
condecorado y prodigioso. 

El viejo árabe y su hijo

Un viejo árabe vivía en Idaho, Estados Unidos, desde hacía 40 años...

Quería plantar patatas en su jardín, pero arar la tierra ya era un trabajo muy pesado para él. Su único hijo, Ahmed, estaba estudiando en Francia.

Entonces el anciano decide mandarle un correo electrónico, explicándole el problema:

- Querido Ahmed: Me siento mal porque no voy a poder plantar mis patatas este año. Estoy muy viejo para arar la parcela. Si tú estuvieras aquí, sé que removerías la tierra por mí. Que Alá esté contigo. Te quiere, tu Papá.

Al día siguiente recibe un correo electrónico de su hijo:

- Querido Papá: Por todo lo que más quieras, no revuelvas la tierra del jardín. Ahí es donde tengo escondido aquello. Te quiere, Ahmed.

A eso de las cuatro de la madrugada, aparecen la Policía local, agentes del FBI, de la CIA y representantes del Pentágono que dan vuelta a toda la tierra del jardín, buscando materiales para construir bombas, Antrax o lo que fuera... Pero no encuentran nada y se retiran.

Esa misma mañana el viejo árabe recibió otro correo electrónico de su hijo:

- Querido Papá: Seguramente la tierra del jardín ya está lista y podrás plantar las patatas. Es lo mejor que pude hacer desde aquí. Te quiere, tu hijo Ahmed.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"Respeto a todas las personas,no a sus ideas"
Siéntete libre de expresarte sin ofender a nadie.